Educación

Revista Científica, 2001-08-00 nro:3 pág:243-255

Las cartillas de lectura y la formación en valores [1]

Alicia Rey

Jorge Hernando Morato

Resumen

El análisis de las características discursivas de algunas cartillas de lectura utilizadas en la escuela permite demostrar que en los discursos allí producidos, se evidencian los sistemas de valores y creencias predominantes en periodo de formación de la cultura colombiana. En los textos de las cartillas analizadas se encuentra una historicidad de los valores manifestada en la evolución de las formas valorativas.

PALABRAS CLAVES:

Cartillas, lectura, valores, creencias, discurso, análisis lingüísiico, práctica social, cognición, formas modales, topoï, formación moral, estructuras argumentativas, escuela.


1.INTRODUICCIÓN

Estos dos textos sirven para ilustrar dos momentos de los temas de lectura destinados a los niños colombianos, se expresan en ellos ideas acerca de la patria, que contrastadas con los textos de lectura de la actualidad, nos permiten apreciar la evolución, de este valor. El análisis de los textos, de la manera como se han construido, de los tipos de creencias en que se apoyan, nos ayudará a poner en evidencia que las cartillas de lectura así como los demás manuales escolares han sido elementos esenciales para el proceso de formación de la cultura colombiana, constituyéndose en un medio privilegiado para la formación de los valores, las normas, las maneras de pensar y de actuar de cada una de las generaciones anteriores.

Con la denominación de cartillas nos referimos a los libros concebidos para ser utilizados en las clases de lenguaje principalmente con dos finalidades: dar una visión pedagógica y didáctica de unos determinados conocimientos sobre la lengua y servir como libro de lectura a partir de una selección de escritos elaborados por el autor o tomados del acervo de la literatura nacional o universal.

Un estudio sobre las cartillas debido a su carácter de productos culturales de épocas determinadas, puede abarcar varios aspectos que pueden extenderse desde estudiar cuáles han sido las concepciones pedagógicas o lingüísticas, los contenidos en términos de temáticas e ideas desarrolladas pasando por las condiciones de impresión, de distribución, hasta llegar a los efectos producidos por su recepción. Sin embargo, este no es un trabajo sobre la recepción ni sobre todos los factores implicados en la producción: es un trabajo en el que se trata de indagar sobre las características discursivas que constituyeron estos textos en medios para la formación de creencias, valores y en general, de formas de pensar, transmitidas a los niños desde el ámbito escolar.

Las cartillas y los manuales escolares son, para aquellos que se interesan en la educación, las ciencias o las representaciones y mentalidades, una fuente privilegiada ya que pueden considerarse como una muestra condensada de la sociedad que las produjo en una época determinada. Las cartillas para enseñar a leer, además de ilustrarnos sobre las herramientas pedagógicas más útiles en el pasado, pueden interpretarse como el resultado de la acción de grupos sociales pertenecientes a una cultura que buscan perpetuar sus identidades, sus valores y sus tradiciones difundidos en las lecturas que los conforman.

Hasta hace algunos años era una costumbre muy corriente que los estudiantes utilizaran en sus clases los libros usados por los hermanos mayores. El libro escolar cumplía, entre otras, la función de ser parte del patrimonio de las familias. Esa función patrimonial ha desaparecido y ha sido remplazada por otras funciones producto de la convergencia de varios factores, entre otros: la posibilidad para más población de acceder a la educación, la masificación y la heterogeneidad cada vez mayor de la población escolar, la diversificación de las funciones atribuidas a la institución escolar, el surgimiento de métodos que privilegian la participación de los alumnos, el trabajo en grupo, el recurso a los medios audiovisuales, a la prensa, la televisión y recientemente, la internet. Otra razón, tal vez más poderosa para que el manual haya perdido su importancia radica en que hoy en día en la escuela, debido a que estamos viviendo en una nueva sociedad, no circulan los mismos saberes, ni los mismos métodos, ni los mismos valores que los manuales escolares contribuían a difundir.

Pero si los libros escolares ya no tienen la importancia del pasado, la investigación sobre su importancia en la constitución de la cultura de los pueblos, cobra cada día más valor. ¿Qué ha motivado el interés reciente hacia el estudio de ese tipo de texto?

Según Choppin (1993), la historia del manual no se reduce a la historia de la educación, aunque muchas investigaciones se remitan a ese campo: participan de tal interés, otros dominios científicos como la historia del libro, de la lectura o la lingüística. Desde hace unos veinte años, se ha despertado una preocupación por la conservación de los libros escolares producidos en el pasado, considerándolos parte del patrimonio cultural de los pueblos; por ejemplo el proyecto EMMANUELLE 5, dirigido en Francia por el mismo Choppin, del Instituto Nacional de Investigación Pedagógica (INRP), ha organizado una base de datos consagrada a los manuales escolares que en la actualidad se está ampliando con el producto de las investigaciones de otros países europeos.

Otra razón para el estudio de los manuales escolares es que se prestan para investigar acerca de variedad de asuntos tales como: el análisis del contenido ideológico o pedagógico, la historia de la impresión, las relaciones entre imagen y texto, la lengua utilizada, etc.

En Colombia, a pesar de haberse utilizado en el pasado algunos manuales para la enseñanza del catecismo y que, de paso, se utilizaban para enseñar a leer, se puede afirmar que el libro escolar nació y se extendió, como en otros países, paralelamente al proceso de creación y de expansión del sistema nacional de educación (a partir de 1870). Ese fue el momento en que fueron definidos los otros elementos constitutivos de la escuela, tales como el marco jurídico y administrativo, los espacios escolares, las escuelas normales, los cursos escolares, los métodos de enseñanza. El libro escolar fue, de esta manera, un instrumento de apoyo esencial en la organización y funcionamiento del naciente sistema. Durante numerosos años constituyó el principal soporte para planificar y organizar los programas por parte del Estado y de guía para los maestros, cada vez que las autoridades modificaban los contenidos y las prescripciones pedagógicas de la organización de la vida escolar.

2. LA SELECCIÓN DEL CORPUS

El trabajo de exploración bibliográfica nos permitió hacer una selección inicial de 20 cartillas correspondientes a diversos periodos de la historia de la educación colombiana. Con las lecturas de ese número de cartillas se constituyó el corpus para el análisis de los diferentes aspectos de la investigación. En el siguiente cuadro se presentan los datos bibliográficos de esa selección:

La investigación parte de la hipótesis de que en el análisis de los discursos se encuentran las diferentes formas de la práctica social, en especial los sistemas de valores predominantes en la cultura productora de esos:discursos. Tal comprobación puede hacerse partiendo del estudio de los mecanismos que la lengua pone a disposición de los hablantes y en los que se reflejan esos sistemas de valores y creencias. En la producción del discurso confluyen entonces, aspectos cognitivos relativos al uso del lenguaje y aspectos sociales emanados de las prácticas de los individuos de la colectividad; se ha partido,: en consecuencia, de la aceptación de que el discurso reúne lo cognitivo y lo social, lo individual y lo colectivo, de manera simultánea.

Nuestro objeto de análisis ha sido el lenguaje y, de manera particular, las formas enunciativas y el contenido de las lecturas, utilizando como herramienta principal el análisis lingüístico del discurso (ALD), relacionándolo con algunos elementos de la psicología cognitiva, la teoría del desarrollo moral y la historia, para tratar de enriquecer la interpretación de los elementos encontrados en la aplicación de la metodología lingüística.

Se partió de una breve reseña de las cartillas seleccionadas para integrar el corpus; se presentan en el primer capítulo las lecturas seleccionadas con 'el fin de aprovechar el trabajo de transcripción efectuado, debido al acceso restringido que tienen en la Biblioteca Nacional donde no se permite sino la copia manual de algunos de estos documentos.

Con los enunciados del corpus se procedió a la aplicación del modelo de Análisis del Discurso y de la Teoría de la Argumentación en la Lengua como horizontes teóricos; convencidos de que el análisis del léxico y de los enunciados provee numerosas pistas de orientación para llegar a demostrar cómo en las palabras y los enunciados se depositan y codifican valores, opiniones y creencias personales y grupales. Así mismo, sobre el componente léxico se proyecta el conocimiento que elaboramos sobre los acontecimientos del entorno. La adopción de ese modelo de interpretación no quiere decir que descartemos la posibilidad de utilizar otros modos de enfocar el problema del discurso sino que delimitamos nuestro análisis a la búsqueda de categorías y clasificaciones que pueden servir de pistas para el presente trabajo pero además, para indicar que este método puede proporcionar valiosos datos para otros estudios que se puedan hacer desde otras disciplinas que se interesen en la temática abordada.

Se procedió también a hacer una incursión en lo cognitivo para relacionar las manifestaciones discursivas encontradas en el análisis lingüístico con los sistemas de creencias que constituyen el conjunto de representaciones socialmente compartidas, manifestadas en los textos.

Finalmente, se tuvieron en cuenta, algunas consideraciones provenientes de la teoría del desarrollo moral para intentar hacer un esbozo del proceso de formación moral correspondiente a los cuatro momentos históricos en que se enmarcan las cartillas analizadas.

3. CONCLUSIONES

  1. Los datos proporcionados por el análisis del discurso, la cognición y la estructura social, nos acercaron a una mejor comprensión del proceso de semiotización que se produce por acción de la comunicación. Hemos podido verificar que la lengua proporciona en sus enunciados informaciones que nos permiten acercarnos al mundo de los valores que rigen las acciones de los seres sobre el mundo.

    El análisis lingüístico de los diferentes cuerpos textuales efectuado, por una parte, atendiendo a las formas modales (modalizaciones) nos proporcionó información sobre cómo los hablantes expresan en sus enunciados, posiciones relativas al deber, la necesidad y el saber y posiciones axiológicas favorables o desfavorables respecto a los puntos de vista expresados. Por otra parte, el análisis de los diversos conjuntos de topoY puso en evidencia las diferentes creencias que los subyacen y las redes conceptuales que esos topï despliegan y convocan, provocando la contaminación de los significados de las palabras, modificando o transgrediendo los sentidos ya establecidos, creando así nuevas maneras de orientar las mentes y las acciones de las niñas y niños lectores de esos textos.

    Desde el plano cognitivo, los valores pudieron ser concebidos como objetos mentales formando parte de estructuras cognitivas complejas en donde funcionan dimensiones evaluativas que contribuyen a la interpretación y atribución de los significados de los enunciados de la lengua. El punto de vista cognitivo nos llevó a aproximar el concepto de valor al de creencia y comprender los sistemas de valores como formas de organización de creencias en las que se expresan los puntos de vista acerca de los modos de conducta de los miembros de los grupos humanos. Esta opción teórica nos condujo además, a interpretar los valores y creencias dentro de los procesos simbólicos y a ubicarlos en la frontera entre lo lingüístico y lo social.

    La clasificación de los tipos de creencias permitió establecer que en las lecturas de las cartillas analizadas en esta investigación, el conjunto de creencias analizadas se pueden caracterizar como creencias reflexivas, culturales, sociales distribuidas en dos subgrupos: fácticas y evaluativas, presentándose una alternancia en el predominio entre creencias fácticas y creencias evaluativas, dependiendo de los intereses de los grupos en el poder.

  2. Por otra parte, la intersección del análisis lingüístico con los aspectos cognitivos y sociales nos llevó a comprobar la historicidad de los valores que han moldeado la mentalidad colombiana. En esa historicidad se manifiesta en los discursos la evolución en el contenido de las formas valorativas. Evolución que debe ser interpretada como formando parte de la evolución de la conciencia moral en general, como un aprendizaje del progreso moral realizado por nuestra sociedad. Ese aprendizaje ha transitado por un camino abrupto en búsqueda de un ejercicio cada vez más cualitativo de la racionalidad. Las vicisitudes de dicho aprendizaje se pueden evidenciar en el análisis efectuado.

    En las cartillas de finales del siglo XIX, los enunciados y los elementos léxicos parecen estar al servicio de una intención didáctica que busca el afianzamiento de algunos de los valores propios de la Ilustración y la racionalidad, ideales del grupo liberal que en ese momento detentaba el poder y control sobre la educación. Es así como se expresan, aunque de manera sencilla y elemental, entre otras creencias, la confianza depositada en la importancia de la educación, las normas de vida del ciudadano ilustrado, la fe en el progreso que pueden brindar los adelantos técnicos, la importancia atribuida a las actividades de la vida ciudadana.

    Las cartillas de la época correspondiente al dominio político de los conservadores e ideológico de la Iglesia Católica, se dirigen hacia la formación basada en los valores de la moral católica intentando contrarrestar algunas de las tendencias de la mentalidad de la época anterior. En este período, el criterio basado en los dogmas religiosos es el fundamento para juzgar las acciones humanas. Por ejemplo: la concepción del trabajo como castigo, las ideas sobre la educación de la mujer para la vida del hogar, la tendencia a juzgar los hechos de manera polarizada: bueno o malo, virtud o pecado, sagrado o profano, etc. Algunas de estas maneras de valorar han pervivido durante mucho tiempo en la mentalidad colombiana conviviendo con valores de épocas posteriores, incidiendo en nuestra manera particular de apreciar el mundo.

    En las cartillas tributarias de la Escuela Activa, se pueden encontrar algunos rasgos característicos de la mentalidad correspondiente al ideal liberal renovado que en los años treinta del siglo XX retomó el control del Estado. En estas lecturas se manifiesta un interés en formar en los valores de la búsqueda del conocimiento, el amor a la patria basado en el orgullo por el futuro promisorio del país que empieza a enrumbarse hacia la industrialización, los valores vitales basados en el logro de una mejor salud e higiene de la población y la inculcación de las normas de la cortesía y la urbanidad que ya habían preconizado los liberales radicales.

    Hacia los años sesenta, las cartillas fueron paulatinamente perdiendo su función en la formación de valores, convirtiéndose en libros de consulta de las diferentes materias vistas en la escuela; de ahí la presencia casi exclusiva, de creencias fácticas apoyadas en los criterios de la ciencia que expresan el predominio de valores epistémicos en las últimas lecturas analizadas.

    Tal cambio se corresponde con un proceso de desplazamiento de la educación moral hacia la esfera de lo privado que hace que la función explícita e institucionalizada de la escuela como formadora de valores y en particular de la moral, se vea disminuida.

  3. Después de muchos años en los que la formación moral en la escuela se impartió fundamentalmente a través del adoctrinamiento, se pasó a una formación tangencial, a una posición casi de neutralidad, sustentada en la idea de que el campo de la dimensión moral correspondía a la esfera de la vida privada entendida ahora como el espacio de soberanía donde residen los ideales normativos. La escuela desde esa posiCión de neutralidad pasó a ocuparse sólo de las cuestiones morales en aquellas situaciones en que el comportamiento de los niños o maestros afectaran negativamente a los miembros de la comunidad. En este sentido es revelador el hecho de que el área de ética ha ido paulatinamente perdiendo importancia en los programas de la educación básica; en algunas escuelas se encuentra unidad a la religión, formando el área de ética y religión; en otras, ha sido remplazada por una Cátedra sobre la paz y la democracia, sin mediar un proceso de formación docente, que permita a los maestros relacionarla con la reflexión moral.

    La tendencia hacia la privatización de la educación moral no sólo se dio en nuestro País sino parece coincidir con un movimiento cultural en que confluyeron diferentes factores; entre otros: el movimiento de laicización de la educación que en otros países se había iniciado desde finales del siglo XIX y en Colombia aún no ha podido ser alcanzado plenamente debido a las leyes que han reglamentado las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

    Otro aspecto a tener en cuenta en la explicación de la primacía de lo privado corresponde a la influencia, a partir de la segunda mitad del siglo XX, de los movimientos político - culturales sobre diferentes sectores intelectuales del país como los maestros y sus organiiaciones, lo que provocó un rechazo al adoctrinamiento religioso y moral que había caracterizado la educación colombiana, a cambio de lo cual se empezó a invocar la pluralidad de creencias y una no declarada neutralidad del sistema escolar.

    Esta nueva situación llevó a la escuela a ubicarse en cuestiones de educación moral en el extremo opuesto: se erradicó la reflexión moral sistemática pero no se plantearon alternativas para subsanar esa carencia, como afirma Victoria Camps (1996:103), en su análisis del caso español, el pluralismo y la libertad, inherentes a la educación laica, han degenerado rápidamente hacia un «todo vale» que no se puede aceptar como la opción a escoger en los actuales momentos. El haber erradicado, casi en su totalidad, el adoctrinamiento en la educación moral parece haber llevado a los maestros a creer que cada alumno y alumna pueden aprender por sí mismos lo que está bien y de esa forma, llegar a tener sus propios valores independientes de las necesidades sociales. Pero además, el vacío dejado por la escuela en cuestiones de formación moral, ha ido llenándose por otras instancias como la televisión, el cine, la publicidad, etc., que difunden patrones y valores incuestionados e incontrovertibles debido, entre otras cosas, al carácter unívoco del sentido de la comunicación de masas.

  4. El análisis lingüístico muestra también una característica respecto de las estructuras argumentativas utilizadas en las cartillas. Esa característica se refiere a los conectores para formar secuencias argumentativas. Si bien hemos aceptado que hablar es argumentar y que no es posible no argumentar, hay necesidad de distinguir entre la argumentación contenida en la lengua y la argumentación que de manera explícita hacemos para referirnos a las razones motivadoras de las acciones aludidas en el discurso. Esta argumentación explícita tiene que ver con el uso de conectores argumentativos para ligar los enunciados.

    Mientras que la presencia de conectores nos indica una intención de hacer explícita la argumentación, su ausencia, por el contrario, indica que las ideas que se expresan no requieren mayor explicación. Las lecturas en cuestión presentan un tipo de estructura argumentativa en el que la presencia de conectores es escasa, las argumentaciones que pueden inferirse se hacen a partir de los topoï que indican una tendencia a dar por ciertas, como aceptadas, como leyes generales que no necesitan explicación, las diferentes afirmaciones que se expresan.

    Esta característica tiene importancia para comprender el escaso ejercicio argumentativo que de manera explícita se hace en los eventos comunicativos como la conversación y la escritura y señala la necesidad de apoyar todas aquellas acciones encaminadas a repensar los alcances de la educación moral y el papel que en esa tarea le compete a la escuela. Entre otras acciones , habría que reforzar los proyectos de formación y actualización de los maestros en el tema de la formación moral, estudiar las propuestas que muestran la posibilidad de transformar la escuela en una comunidad de indagación que combine el uso de la racionalidad crítica con el cultivo de aquellos valores que requiere la participación en una sociedad democrática.

4. BIBLIOGRAFÍA

En esta investigación se utilizó la siguiente bibliografía básica:

  • ALVAREZ GALLEGO, Alejandro (1995): ...Y la escuela se hizo necesaria: Bogotá: Edit. Magisterio.
  • ANSCOMBRE, J. C., Ducrot, 0. (1983): L'argumentation dans la langue, Bruxelles, Editeur Pierre Mardaga.
  • ANSCOMBRE, J.C.(1994): «Proverbes et formes proverbiales: valeur évidentielle et argumentative», en Langue Francaise, 102, 95-107.
  • ANSCOMBRE J.C. y otros (1995): Théorie des topoT, Paris: Kimé.
  • CATAÑO, G. (1995): Los radicales y la Educación, en Credencial Historia, edición 66, Bogotá.
  • CHARAUDEAU, P. (1994): Les conditions de comprehension du sens du discours, en Revue ICI et LA, Madrid.
  • CHARAUDEAU, P. (1992): Grammaire du sens et de l'expression. Paris. Hachette.
  • CHOPPIN, (1992): Les manuels scolaires: histoire et actualité. París: Hachette Education.
  • CORTÁZAR R. y otros (1949): Nuevo Lector Colombiano. Obra premiada por el Consejo Universitario en concurso abierto por el gobierno nacional y adoptada como texto oficial. Bogotá, Librería Voluntad S.A. Vigésima segunda edición, 1949.
  • CORTINA, Adela (1998): El mundo de los valores. Ética mínima y educación, Bogotá: Ed. El Buho.
  • CORTINA, Adela (1996): Ética mínima. Introducción a la filosofía práctica. Madrid: Tecnos.
  • CRISTINA, Maríá Teresa (1995): Isaacs y la Educación. Desarrollo de los ideales del Radicalismo, en Credencial Historia, edición 64, Bogotá.
  • DUCROT O y otros (1980): Les mots du discours. Paris: Minuit.
  • DUCROT, 0. (1990): Polifonía y argumentación, Cali: Universidad del Valle.
  • DURKHEIM, E. (1997): La educación moral. Buenos Aires: Losada.
  • GALATANU, O. (1997): Les argumentations du discours lyrique, en Écriture poétique moderne, le narratif, le poétique, l'argumentatif, Nantes: CRINI Université de Nantes.
  • GALATANU, O. (1998a): La reconstruction du sistème des valeurs convoquées dans le discours médiatique. Université de Nantes, CEM- URA - Paris XIII.
  • GALATANU, O. (1999a): Argumentation et Anlyse du discours, en Jalons, Gambier, Y., Suomela - Salmi, Turku, Université de Turku.
  • GALATANU, O. (1999b): Le phénomène semantico - discoursif du déconstruction - reconstruction des topoï dans une sémantique argumentative e integrée, en Langue Francaise, No. 123, septembre de 1999, Paris: Larousse.
  • HABERMAS, Jürgen (1981): La reconstrucción del materialismo histórico, Madrid.
  • HABERMAS, Jürgen (1996): Conciencia moral y acción comunicativa, Barcelona: Ed. Península.
  • HERNÁNDEZ DE ALBA, Gonzalo (1988): Conato de reformas coloniales, en Historia de Colombia, Tomo 6, Bogotá: Salvat.
  • JARAMILLO URIBE, J. (1995): «Los radicales», en Credencial Historia, edición 66, Bogotá.
  • JARAMILLO URIBE, J. (1980): El proceso de la educación: del virreinato a la época Contemporánea, en Manual de historia de Colombia, Bogotá: Procultura, tomo III.
  • JARAMILLO URIBE, J. (1964): El pensamiento colombiano en el siglo XIX, Bogotá: Edit. Temis.
  • JARAMILLO VÉLEZ, Rubén (1994): Colombia: la modernidad postergada en revista Argumentos, Edit. Temis, Bogotá.
  • KERBRAT- Orecchioni C. (1980): La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Buenos Aires: Hachette.
  • KOLHBERG, L (1968): El niño como filósofo moral. Trad. Esp. J. Delval (Comp.) (1978) en Lecturas de psicología del niño, Vol. 2. Madrid: Alianza
  • KOLHBERG L., (1976): Estudios morales y moralización. El enfoque cognitivo-evolutivo. En E. Turiel y otros (1989), El mundo social en la mente infantil, Madrid, Alianza.
  • KOLHBERG L.y Candee, D. (1984): The relationship of moral judgement to moral action. En W. M. Kurtines y otros, Morality, moral behavor and moral development, Nueva York, Wiley.
  • LE GOFF, Jacques (1991): Pensar la historia. Modernidad, presente, progreso, Madrid: Paidós
  • LÓPEZ DE LA ROCHE, F. (1993):' Tradiciones de cultura política en el siglo XX, en Modernidad y socieda política en Colombia, Bogotá; Fescol.
  • MAINGUENEAU, D. (1979): Les livres de la République 1870 - 1914 (discours et idéologie). París: Le Sycomore.
  • MELO, Jorge 0. (1992): Predecir el pasado. Historia de Colombia., Medellín: Editorial Lealon.
  • MOLINA, G. (1971): Las ideas liberales en Colombia, 1849 - 1914, Bogotá: Edit. Tercer Mundo.
  • OCAMPO LÓPEZ, Javier (1990): ¿Qué es el conservatismo colombiano?, Bogotá, Plaza & Janés.
  • RESTREPO PIEDRAHITA, C. (1988): Desde la constitución de 1886 hasta nuestros días, en Historia de Colombia, Tomo XIII, Bogotá: Salvat.
  • RESTREPO, M.y Restrepo, L. (1888): Elementos de pedagogía, Bogotá Imprenta de vapor de Zalamea Hermanos.
  • ROKEACH, M. (1973), The nature of human values. New York Free Press
  • SÁENZ OBREGÓN, J. (1997): Mirar la infancia: Pedagogía moral y modernidad en Colombia. 1903 -1946. Bogotá: Foro Nacional por Colombia.
  • SANTANA Pedro (1993): Modernidad y democracia en Modernidad y sociedad política en Colombia, Bogotá: Fescol
  • SPERBER, D. (1996): La contagion des idées. Paris: Odilé Jacob.
  • TIRADO MEJÍA, Alvaro (1991): Colombia: siglo y medio de bipartidismo en Colombia Hoy,. Bogotá: Siglo XXI.
  • URIBE CELIS, C. (1992): La mentalidad del colombiano. Cultura y sociedad en el siglo XX, Bogotá: ediciones Alborada
  • VAN DIJK, T. A. (2000): Ideología. Una aproximación multidisciplinaria. Barcelona: Gedisa.
  • VEGA·CANTOR, Renán, et al (1991): Ideal democrático y revuelta popular, Bogotá: InStituto María Cano.

Notas

Este artículo señala algunos hallazgos de la investigación auspiciada por COLCIENCIAS y la Universidad Distrital Francisco José de Caldas: "Las cartillas de lectura y la formación de valores en la escuela", 2000-2001.


Creation date:

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




ISSN 0124-2253