Volver a los detalles del artículo Para decolonizar las geopolíticas del sentir