Volver a los detalles del artículo Decolonialidad estética: ni blanquearse ni desaparecer