DOI:

https://doi.org/10.14483/22484728.5528

Publicado:

2014-04-10

Número:

Vol. 7 Núm. 2 (2013)

Sección:

Visión Histórica

Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas

Autores/as

  • Harold Vacca González

Cómo citar

APA

Vacca González, H. (2014). Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas. Visión electrónica, 7(2), 217. https://doi.org/10.14483/22484728.5528

ACM

[1]
Vacca González, H. 2014. Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas. Visión electrónica. 7, 2 (abr. 2014), 217. DOI:https://doi.org/10.14483/22484728.5528.

ACS

(1)
Vacca González, H. Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas. Vis. Electron. 2014, 7, 217.

ABNT

VACCA GONZÁLEZ, H. Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas. Visión electrónica, [S. l.], v. 7, n. 2, p. 217, 2014. DOI: 10.14483/22484728.5528. Disponível em: https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/visele/article/view/5528. Acesso em: 17 abr. 2021.

Chicago

Vacca González, Harold. 2014. «Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas». Visión electrónica 7 (2):217. https://doi.org/10.14483/22484728.5528.

Harvard

Vacca González, H. (2014) «Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas», Visión electrónica, 7(2), p. 217. doi: 10.14483/22484728.5528.

IEEE

[1]
H. Vacca González, «Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas», Vis. Electron., vol. 7, n.º 2, p. 217, abr. 2014.

MLA

Vacca González, H. «Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas». Visión electrónica, vol. 7, n.º 2, abril de 2014, p. 217, doi:10.14483/22484728.5528.

Turabian

Vacca González, Harold. «Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas». Visión electrónica 7, no. 2 (abril 10, 2014): 217. Accedido abril 17, 2021. https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/visele/article/view/5528.

Vancouver

1.
Vacca González H. Lanczos cornelio…o el rescate de la naturaleza intrínseca de las cosas. Vis. Electron. [Internet]. 10 de abril de 2014 [citado 17 de abril de 2021];7(2):217. Disponible en: https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/visele/article/view/5528

Descargar cita

Visitas

85

Dimensions


PlumX


Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.
LANCZOS CORNELIO…O EL RESCATE DE LA NATURALEZA INTRÍNSECA DE LAS COSAS

LANCZOS CORNELIO…O EL RESCATE DE LA NATURALEZA INTRÍNSECA DE LAS COSAS

Nacido en febrero de 1893 en Székesfehérvár, Hungría, fallecido en junio de 1974 en Budapest, Hungría.

Hacia 1910 aprendió sobre series de Fourier, polinomios ortogonales e interpolación, herramientas que convergen hacia la teoría general de ecuaciones diferenciales e integrales, tema central en su obra. Se graduó en 1915 en la Universidad Técnica de Budapest.

Luego de doctorarse en 1921, se concentró en formulaciones integrales de formas matriciales en mecánica cuántica, donde es célebre su solución integral de la ecuación de Schrödinger. De 1928 a 1929 asistió a Einstein en Berlín, colaborándole en dilucidar la interrelación de las ecuaciones de campo con las ecuaciones de movimiento.

Posteriormente, trabajó en la Universidad de Friburgo y en Fráncfort. De 1931 a 1946 fue profesor visitante en la Universidad de Purdue, Indiana, impartiendo cátedras en física matemática, en el currículo experimental de mujeres, y de investigación en ingeniería aeronáutica. Hacia 1938 escribió sobre interpolación trigonométrica de funciones empíricas y analíticas. En este sentido, construyó el método , preludio del memorable resultado de 1940: el esquema matricial de cálculo de los coeficientes de Fourier, que más de veinticinco años después se reconocería como la Transformada Rápida de Fourier, actualmente notada FFT, algoritmo redescubierto por Cooley y Tukey.

En 1944 trabajó para la compañía de aviones Boeing, actividad que lo obligó a renunciar en 1946 a su cargo en Purdue. En 1949 se trasladó al Instituto de Análisis Numérico de la Oficina Nacional de Normas, en Los Ángeles, donde trabajó en el desarrollo de computadoras digitales.

En 1952 aceptó dirigir el Departamento de Física Teórica en el Instituto de Estudios Avanzados de Dublín, donde fue profesor desde 1954. Fue allí en Irlanda donde, con la sencillez propia de la elegancia con la que transmitió sus conocimientos, publicó más de la mitad de sus cerca de 120 artículos y libros, seguramente debido a la tremenda inspiración que le irradiaba el lugar.

Es precisamente en uno memorable: Discurso sobre las series de Fourier, donde estudia la aproximación de funciones suaves por tramos por truncamiento de series de Fourier, corrigiendo las oscilaciones originadas por el fenómeno de Gibbs y su propagación a regiones fuera de la singularidad, a través de la aceleración de la convergencia, conocida solo a partir de 1960 como el factor de Lanczos

en la ecuación

Precisamente, el artículo “Sistema lineal en forma autoadjunta”, donde presenta la descomposición de una matriz rectangular en tres factores: el primero y tercero ortogonal y el segundo diagonal, le hizo merecedor del premio Chauvenet de la Asociación Americana de Matemáticas en 1960. En la última etapa de su vida Lanczos renovó el contacto con su natal Hungría y sus círculos científicos: la sociedad Röland Eötvös de Física y la sociedad János Bolyay de Matemáticas, con una sensación, como exclamó San Pablo, de haber terminado la carrera, es decir, sin la sensación de haber perdido el tiempo, habiéndola completado. No obstante, lo contrarió durante cuarenta años el misterioso cambio de signo en el último sumando de la expresión del teorema de Pitágoras en el espacio tetradimensional: Δ s 2 = Δ x 2 + Δ y 2 + Δ z 2 - c 2 Δ t 2, resultado que siempre consideró fatal, pues hacía irracional la métrica relativista al no conservar el carácter positivo de distancia, no lo resolvió totalmente, aunque se tenga la sensación de que finalmente lo hizo, sin que haya prueba de ello.

La gran lección que nos dejó Lanczos Cornelio está quizás por fuera del asunto físico-matemático: decir sí a las oportunidades que valen la pena, incluso venciendo obstáculos extraacadémicos. Por persecución a los judíos cambió su nombre a la forma alemana: Cornelio Lanczos, pues los húngaros anteponen el apellido al nombre; por la arremetida nazifascista, conservó la cátedra en los Estados Unidos. Luego, al contrario, en la década de 1950, el macartismo exacerbado de los Estados Unidos creó una atmósfera anticomunista que lo hizo emigrar a Irlanda. Las penalidades por la tuberculosis de su primera esposa no mermaron su condición intelectual y artística, por sus permanentes viajes trasatlánticos. Dominaba en piano a Bach, Schuman, Chopin y Liszt.

escribió, además, sobre la historia de la evolución de las ideas geométricas, historia de la física y sus perspectivas, de la ciencia y la sociedad, del racionalismo y, en general, del contexto de la ciencia; seguramente, por su admiración por la filosofía griega antigua, Spinoza y Kant. Una expresión suya así lo evidencia: una persona que salva una vida, ha hecho tanto como la creación de todo el mundo… porque la vida es sagrada en todas sus manifestaciones.

Harold Vacca González

Artículos más leídos del mismo autor/a

1 2 3 4 > >>