DOI:

https://doi.org/10.14483/25009311.14994

Publicado:

2019-06-20

Número:

Vol. 5 Núm. 7 (2019): julio-diciembre

Sección:

Otras textualidades

Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca

Sweet and salty, by Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca

Doce e salgado, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca

Autores/as

  • Santiago Rueda Fajardo Universidad del Tolima

Palabras clave:

Cauca, Cauca River (en).

Palabras clave:

Cauca, Rio cauca (es).

Palabras clave:

Cauca, Rio Cauca (pt).

Cómo citar

APA

Rueda Fajardo, S. (2019). Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca. Estudios Artísticos, 5(7), 278–282. https://doi.org/10.14483/25009311.14994

ACM

[1]
Rueda Fajardo, S. 2019. Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca. Estudios Artísticos. 5, 7 (jun. 2019), 278–282. DOI:https://doi.org/10.14483/25009311.14994.

ACS

(1)
Rueda Fajardo, S. Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca. estud. artist. 2019, 5, 278-282.

ABNT

RUEDA FAJARDO, S. Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca. Estudios Artísticos, [S. l.], v. 5, n. 7, p. 278–282, 2019. DOI: 10.14483/25009311.14994. Disponível em: https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/estart/article/view/14994. Acesso em: 10 may. 2021.

Chicago

Rueda Fajardo, Santiago. 2019. «Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca». Estudios Artísticos 5 (7):278-82. https://doi.org/10.14483/25009311.14994.

Harvard

Rueda Fajardo, S. (2019) «Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca», Estudios Artísticos, 5(7), pp. 278–282. doi: 10.14483/25009311.14994.

IEEE

[1]
S. Rueda Fajardo, «Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca», estud. artist., vol. 5, n.º 7, pp. 278–282, jun. 2019.

MLA

Rueda Fajardo, S. «Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca». Estudios Artísticos, vol. 5, n.º 7, junio de 2019, pp. 278-82, doi:10.14483/25009311.14994.

Turabian

Rueda Fajardo, Santiago. «Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca». Estudios Artísticos 5, no. 7 (junio 20, 2019): 278–282. Accedido mayo 10, 2021. https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/estart/article/view/14994.

Vancouver

1.
Rueda Fajardo S. Dulce y salada, de Jorge Panchoaga In memoriam, Río Cauca. estud. artist. [Internet]. 20 de junio de 2019 [citado 10 de mayo de 2021];5(7):278-82. Disponible en: https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/estart/article/view/14994

Descargar cita

Visitas

108

Dimensions


PlumX


Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Dulce y salada, de Jorge Panchoaga

In memoriam, Río Cauca

 


 

Reseña

 

Recibido: 14 noviembre de 2018

Aprobado: 20 de febrero de 2019

 

Santiago Rueda Fajardo Universidad del Tolima, Colombia ruedafajardo@gmail.com

 

 

 

Cómo citar este artículo: Rueda Fajardo, Santiago (2019). Dulce y salada, de Jorge Panchoaga.

Estudios Artísticos: revista de investigación creadora, 5(7) pp. 280-285. DOI: https://doi. org/10.14483/25009311.14994

 

 

Licencia 4.0 https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/deed.es


Uno de los más importantes reportajes sobre un ecocidio es el hecho por Eugene Smith en Japón en 1971, titulado Minamata versus the Chisso  corporation. La serie de fotografías del legendario Smith, registraban el daño ambiental producido por los químicos tóxicos que contenían mercurio y que la empresa desocupaba en la bahía de Minamata. La dura vida de los pescadores, sus fiestas tradicionales, contrastan en este magnífico ensayo visual con los registros de las tremendas enfermedades producidas en ellos, su doloroso sufrimiento, su lucha en los tribunales, sus protestas públicas, la represión policial. La intoxicación por mercurio, principalmente obtenida por el consumo de los peces de la bahía, nos ha hecho sentir desde entonces, que la actividad pesquera, es riesgosa. Y como mencionamos al inicio, es ampliamente reconocida por su enorme valor en la toma de conciencia ambiental. Una década atrás, Tomatsu Shomei cubría desastres naturales, como las inundaciones de 1959, y efectuaba su reportaje sobre Nagasaki, 15 años después de la explosión atómica que devastó la ciudad, inaugurando de cierta manera, una forma de fotografiar que seguirían Nakahira Takuma y Moriyama Daido, entre otros: una fotografía impregnada del recuerdo aterrorizante del fin del mundo, la posible inminencia de su repetición, consecuentemente representado por el uso de la luz enceguecedora y de la penumbra más espesa que, en conjunto, nos hace sentir que percibimos la imagen apenas a tientas.

Esta extensa introducción nos sirve para adentrarnos en el más reciente Foto libro de Jorge Panchoaga, Dulce y salada. En primer lugar, porque Panchoaga dedica su libro a los pescadores, en su caso a los de Nueva Venecia, en la Ciénaga grande del Magdalena, y en segundo, porque se dedicó a registrarlos como un fotógrafo japonés de los años 60.


 

Página a página nos introducimos en un viaje onírico, fundido en la noche, donde percibimos una realidad que apenas entendemos: manojos de anzuelos colgados, peces muertos boquiabiertos y de mirada fija, páginas en negro, no en blanco, perros aullantes que nos enfrentan con las fauces abiertas, matorrales espinosos inexpugnables, un cráneo canino en la hojarasca, barqueros -¿o carontes?- que reman en la oscuridad, una noche estrellada donde los cuerpos celestes parecen estallidos del bombardeo con fósforo blanco. De ahí, nos adentramos por el poblado pesquero, de casas de madera, sencillas viviendas de tablas a las que nos colamos como espías en la noche para ver niños dormidos -¿o muertos?-, ancianos insomnes que nos niegan su identidad, y el único rostro que nos interpela, el de un hombre soltando una bocanada de humo. En este homenaje a los hombres y mujeres, del río, -¿del mar?- del agua dulce y salada que es la ciénaga, y a su vida, que transcurre más en la noche que en el día se dedica este foto libro, que cuenta con un relato corto del escritor Juan Cárdenas, donde imagina la vida de un perro en la Ciénaga. Quizás el mismo perro de la portada es el que atrajo a Cárdenas, que nos remite inevitablemente al famoso Perro extraviado de Daido.

 

La imagen más difícil, más dolorosa hoy, es la de la toma aérea de un río, casi seguramente el Magdalena, pero que inmediatamente nos lleva a pensar en el Cauca, destruido por ese faraónico monumento a la indolencia y la violencia que es la represa de Hidroituango, que ha causado el más devastador daño ecológico producido en el país, el ecocidio del río Cauca, del que el gobierno del presidente Duque ¡niega cualquier responsabilidad! Un proyecto que inicia con una serie de masacres realizadas por los paramilitares en la década de los 90, bajo la protección de la gobernación de Antioquia. En adelante los amañamientos, mentiras, incumplimientos y amenazas por parte de Las Empresas Públicas de Medellín (EPM) a los pescadores del Cauca no han faltado.

 

En este escenario, Dulce y salada se convierte en un documento premonitorio del ecocidio; sensible a la frágil vida pesquera. La noche fúnebre de Dulce y salada, es la misma quizá, de la del reciente entierro del río que hicieron los pobladores de Caucasia, a su río, al mono, al Cauca.