DOI:

https://doi.org/10.14483/25009311.20665

Publicado:

2023-04-03

Número:

Vol. 9 Núm. 14 (2023): Enero-Junio 2023

Sección:

Sección Central

Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80

Art Galleries per Hectare: The ‘Narco’ Boom in Art Advertising in the 1980s

Galerias de Arte por Hectare: O Narco Boom na Publicidade Artística na década de 1980

Autores/as

  • Santiago Rueda Fajardo Universidad del Tolima

Palabras clave:

Arte en Colombia, neoliberalismo, narco-estéticas (es).

Palabras clave:

Art in Colombia, neoliberalism, narco-aesthetic (en).

Palabras clave:

Arte na Colômbia, neoliberalismo, narcoestético (pt).

Cómo citar

APA

Rueda Fajardo, S. (2023). Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80. Estudios Artísticos, 9(14), 42–61. https://doi.org/10.14483/25009311.20665

ACM

[1]
Rueda Fajardo, S. 2023. Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80. Estudios Artísticos. 9, 14 (abr. 2023), 42–61. DOI:https://doi.org/10.14483/25009311.20665.

ACS

(1)
Rueda Fajardo, S. Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80. estud. artist. 2023, 9, 42-61.

ABNT

RUEDA FAJARDO, Santiago. Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80. Estudios Artísticos, [S. l.], v. 9, n. 14, p. 42–61, 2023. DOI: 10.14483/25009311.20665. Disponível em: https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/estart/article/view/20665. Acesso em: 25 feb. 2024.

Chicago

Rueda Fajardo, Santiago. 2023. «Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80». Estudios Artísticos 9 (14):42-61. https://doi.org/10.14483/25009311.20665.

Harvard

Rueda Fajardo, S. (2023) «Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80», Estudios Artísticos, 9(14), pp. 42–61. doi: 10.14483/25009311.20665.

IEEE

[1]
S. Rueda Fajardo, «Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80», estud. artist., vol. 9, n.º 14, pp. 42–61, abr. 2023.

MLA

Rueda Fajardo, Santiago. «Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80». Estudios Artísticos, vol. 9, n.º 14, abril de 2023, pp. 42-61, doi:10.14483/25009311.20665.

Turabian

Rueda Fajardo, Santiago. «Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80». Estudios Artísticos 9, no. 14 (abril 3, 2023): 42–61. Accedido febrero 25, 2024. https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/estart/article/view/20665.

Vancouver

1.
Rueda Fajardo S. Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80. estud. artist. [Internet]. 3 de abril de 2023 [citado 25 de febrero de 2024];9(14):42-61. Disponible en: https://revistas.udistrital.edu.co/index.php/estart/article/view/20665

Descargar cita

Visitas

81

Dimensions


PlumX


Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.
Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80

Galerías de arte por hectárea: el boom narco en la publicidad de arte en los años 80

Art Galleries per Hectare: The ‘Narco’ Boom in Art Advertising in the 1980s

Galeries d'art par hectare : le narco boom de la publicité artistique dans les années 1980

Galerias de Arte por Hectare: O Narco Boom na Publicidade Artística na década de 1980

Santiago Rueda Fajardo
Universidad del Tolima, Colombia

Estudios Artísticos

Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Colombia

ISSN: 2500-6975

ISSN-e: 2500-9311

Periodicidad: Semestral

vol. 9, núm. 14, 2023

revestudiosartisticos.ud@correo.udistrital.edu.co



Resumen: En la década de 1980 el mercado del arte interna- cional se integró exitosamente al mercado bursátil transnacional, respondiendo a la implementación del modelo neoconservador —hoy neoliberal—. Colombia sintió a su modo los efectos de las llama- das "Reaganomics", asociadas en nuestro país a la llegada de una clase emergente que transformó todos los aspectos de la vida del país, incluyendo el mercado del arte. Esta selección de imágenes publicitarias aparecidas en revistas de arte entre 1987 y 1993 da cuenta de la luna de miel entre la élite tradicional y la élite emergente y de cómo las obras de arte estuvieron disponibles para el (in) feliz encuentro de unos y otros, hasta su —tempo- ral — divorcio a fines de los años 90.

Palabras clave: Arte en Colombia, neoliberalismo, narco-estéticas.

Abstract: In the 1980s, the international art market was successfully integrated into the transnational stock market, responding to the implementation of the neoconservative model —now neolibe- ral—. Colombia felt in its own way the effects of the so-called "Reaganomics", associated in our country with the arrival of an emerging class that transformed all aspects of life in the country, inclu- ding the art market. This selection of advertising images that appeared in art magazines between 1987 and 1993, shows the honeymoon between the traditional elite and the emerging elite and how the works of art became available for their (un) happy meeting, until their —temporary— divorce at the end of the 90s.

Keywords: Art in Colombia, neoliberalism, narco-aesthetic.

Résumé: Dans les années 1980, le marché international de l'art s'intègre avec succès à la bourse transna- tionale, répondant à la mise en place du modèle néoconservateur -aujourd'hui néolibéral-. La Colombie a ressenti à sa manière les effets de la soi-disant "reaganomics", associée dans notre pays à l'arrivée d'une classe émergente qui a transformé tous les aspects de la vie dans le pays, y compris le marché de l'art. Cette sélection d'images publi- citaires parues dans des magazines d'art entre 1987 et 1993, montre la lune de miel entre l'élite traditionnelle et l'élite émergente et comment les œuvres d'art sont devenues disponibles pour la (in) heureuse rencontre les unes des autres jusqu'à leur

Mots clés: Art en Colombie, néolibéralisme, narco-esthétique.

En la década de 1980 el mercado del arte internacional se integró exitosamente al mercado bursátil transnacional, respondiendo a la implementación del modelo neoconservador —hoy neoliberal— en Estados Unidos, enfocado en la privatización esta- tal, el juego especulativo con las finanzas en beneficio del sistema bancario y la desregularización de las grandes empresas multinacionales.

Colombia, laboratorio de la contrainsurgencia desde los años 60 y laboratorio de la guerra contra las drogas hasta el día de hoy, sintió a su modo los efectos de las llamadas "reaganomics", asociadas en nuestro país a la llegada de una clase emergente que transformó todos los aspectos de la vida del país, incluyendo el mercado del arte.

El rápido ascenso de esta clase tuvo un efecto inmediato, incluso antes de los grandes carteles de Cali y Medellín que ya eran una visible realidad.

Galería Diners. Exposición “Los maestros tres obras tres décadas 1960-1980.” Abril junio 1987. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.
Galería Diners. Exposición “Los maestros tres obras tres décadas 1960-1980.” Abril junio 1987. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

En 1979 Alberto Saldarriaga señalaba en las páginas de Arte en Colombia:

Se inaugura la década del 80 con el triunfo de las denominadas clases emergentes, es decir, de aquellas formaciones sociales recientes y heterogéneas compuestas por personas que medran repentina y exuberantemente gracias a las ganancias obtenidas en actividades no del todo lícitas y quienes adquieren un enorme poder en sus respectivos dominios (…) El mundo autodenominado “artístico” recibe también el impacto de las clases emergentes.

Ellas tienen hoy en día el mercado de objetos “serios” en Colombia, desde las reproducciones hasta los originales. Si el arte colombiano anda enfermo o muerto, se debe en gran parte a la desmesurada negociabilidad de obras, con el facilismo inevitable que genera el tener una clientela que sólo entiende su posesión sobre el objeto y nada más. El mensaje del arte se ha tipificado, cada artista se repite hasta la exasperación, para no perder su mercado. La nostalgia es un buen negocio, por ser evidente. Erotismo y violencia disfrazadas de “gran manera” se venden como películas de tercera categoría, la visualización fácil y vistosa, justificada con palabrerías pseudo intelectuales se impone sobre cualquier intento serio o discreto por expresar los regocijos y tragedias profundas de la existencia humana (…) la cultura emergente impera hoy en Colombia. Su presencia define desde la fluctuación de precios en el mercado del arte hasta los programas oficiales de cultura. No existe y no se piensa siquiera en una educación cultural.

Yolanda Meza en Casa Negret. Galería Casa Negret. 1987 Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.
Yolanda Meza en Casa Negret. Galería Casa Negret. 1987 Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Sólo hay oferta abigarrada de cosas y eventos: galerías de arte por hectárea, 14 óperas pésimamente puestas en escena cada año, alud de betamax con películas en inglés para un público que ni siquiera puede deletrear el castellano, programas culturales televisados en los que no se distinguen los animales de las gentes, etcétera.

El efecto de la clase emergente era imparable. Para 1985 Antonio Caro declaraba en entrevista con Jairo Osorio ante la pregunta: ¿Qué es el país plásticamente?: “Es un rezago de Colonia inmunda con un nuevo rico espantoso, en una mezcla ideal para galeristas. Eso es el país plástico, un desastre. Lo salva el país visual: las calles, los buses, los vestidos coloridos de la gente.”

Galería Casa Negret. Bogotá. 1987. Fuente: Arte en Colombia.
Galería Casa Negret. Bogotá. 1987. Fuente: Arte en Colombia.

Pero será en 1987, el mismo año del bombazo al edificio Mónaco, en el que los periodistas de El Tiempo declararon haber encontrado arte "hasta en los baños", cuando el mercado del arte colombiano literalmente estalla, con la aparición de numerosas y exclusivas galerías en Bogotá y Medellín, conectando el mundo del arte local con el gran capital transnacional, legal e ilegal.

Esta selección de imágenes publicitarias aparecidas en revistas de arte entre 1987 y 1993, da cuenta de la luna de miel entre la élite tradicional y la élite emergente y cómo las obras de arte estuvieron disponibles para el (in)feliz encuentro de unos y otros, hasta su temporal divorcio a fines de los años 90.

Galería Casa Negret. Exposición de Edgar Negret y Diego Arango. 1987. Fuente: Arte en Colombia.
Galería Casa Negret. Exposición de Edgar Negret y Diego Arango. 1987. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Artes la 10. Medellín. Exposición de Gustavo Jaramillo. 1988. Fuente: Arte en Colombia.
Galería Artes la 10. Medellín. Exposición de Gustavo Jaramillo. 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Diners

La Galería Diners, ya desaparecida, instaló su sede en el castillo Osorio en 1987, una lujosa sede "con foso y todo" según Francisco Gil Tovar, exhibiendo obras de los ya entonces llamados grandes maestros, en esencia el grupo apoyado en los años 60 por Marta Traba. La imagen demuestra como buen y mal gusto tienen cabida y van de la mano en esta exclusiva galería. El castillo Osorio, el edificio Mónaco y posteriormente La Catedral, la cárcel de alta comodidad en la que se autorrecluyó Escobar, dan cuenta de la importancia de las fortificaciones y su valor estratégico y simbólico, para unos y otros.

Carlos Salazar. Exposición individual en la galería El museo. Octubre de 1988. Fuente: Arte en Colombia.
Carlos Salazar. Exposición individual en la galería El museo. Octubre de 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Carlos Salazar. Exposición individual en la galería El museo. Octubre de 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Jorge Botero en Duque Arango y Gustavo Jaramillo en La 10

Medellín ha sido el epicentro de la estética narco desde hace cuatro décadas. Antes de Maluma y J Balvin, otros artistas rendían culto al malevaje, el bajo fondo y el imaginario de los buenos muchachos. La tradición realista antioqueña que va de Tomás Carrasquilla a Manuel Mejía Vallejo, de Pedro Nel Gómez a Óscar Jaramillo, se narco-actualiza en las obras de Gustavo Jaramillo y especialmente de Jorge Botero, este último un éxito en ventas en la década del terror, logrando convertir Las hilanderas” de Velázquez en un amanecedero y a “La Gioconda” en un sicario descamisado —vía Grau— con las infaltables montañas de Antioquia como fondo. Incluso cuando pinta a dos ancianas sentadas, su aspecto es tenebroso y amenazante. Duque Arango aún activa en Medellín, vendía la obra de Botero junto a la de los llamados grandes maestros, incluyendo al otro Botero, Fernando.

Jorge Botero en Galería Duque Vargas. 1988 Medellín. Fuente: Arte en Colombia.
Jorge Botero en Galería Duque Vargas. 1988 Medellín. Fuente: Arte en Colombia.

David Manzur en Alfred Wild

Sabemos bien que a los mafiosos les gustaban el fútbol y los caballos. Se hicieron dueños de los principales equipos del país e impusieron la imagen del jinete y la cabalgata como símbolo de estatus, alguno de ellos incluso presumía de poder tomarse un tinto sin salpicarse mientras montaba su bestia. David Manzur se ajusta a la época y se dedica a esos temas: futbolistas y caballos. La galería Alfred Wild, hoy desaparecida, fue fundada por el yerno de Fernando Botero, y sería una de las grandes protagonistas de este periodo.

David Manzur. Obras recientes. Galería Alfred Wild. Bogotá. 1989. Fuente: Arte en Colombia.
David Manzur. Obras recientes. Galería Alfred Wild. Bogotá. 1989. Fuente: Arte en Colombia.

Yolanda Mesa en Casa Negret

La narcotización de la sociedad colombiana se hace evidente en la obra de Yolanda Mesa. Las señoras, el cura y la niña en el cochecito, siguiendo al “Sr Cobranza” de Bersuit Vergarabat, son todos narcos.

Diego Pombo en Iberarte. Agosto 1990. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.
Diego Pombo en Iberarte. Agosto 1990. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Diego Pombo en Iberarte. Agosto 1990. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Casa Negret

a inclusión de arte prehispánico junto a la abstracción geométrica fue una fórmula efectiva a la hora de exhibir el arte colombiano en los Estados Unidos, desde que Marta Traba se asociará a Gómez Sicre a fines de los años 50. En el contexto de la guerra fría permitió borrar de un plumazo una historia del arte que daba cuenta de luchas sociales complejas y un realismo que afirmaba algo más que el pasado lejano.

La elegancia y sofisticación de las piezas precolombinas legitimaban las obras abstractas, mientras estas últimas actualizaban y “universalizaban” el pasado prehispánico. Esta fórmula sirvió a Negret y a Ramírez Villamizar para renovar sus obras en los años 80. Ramírez Villamizar con su serie “Machu Picchu” y Negret con obras con sus alusiones al Sol, el Maíz, entre otras.

Casa Negret comercializaba arte contemporáneo junto a objetos precolombinos. Esculturas, pinturas abstractas y urnas funerarias se vendían por igual y nadie parecía reparar en ello. El daño patrimonial y la destrucción del pasado, serian asuntos que sólo vendrían a plantearse años después.

Jorge Botero. Mono liso. 1990. Galería Duque Arango Medellín. Fuente: Arte en Colombia.
Jorge Botero. Mono liso. 1990. Galería Duque Arango Medellín. Fuente: Arte en Colombia.

Luz Miriam Toro

La relación entre delito y ornamento, entre exclusividad e ilegalidad es antigua, y se remonta a la explotación de oro, plata y joyas preciosas en la Colonia. Comerciar con precolombinos en los años 60 y 70 no era un problema, de hecho, algunos galeristas comenzaron así, llevando a Estados Unidos y Europa objetos poco visibles —collares, brazaletes y figuras en cerámica— en su equipaje. Otros emprendedores hacían lo mismo con esmeraldas o con pequeñas cantidades de cocaína, lo que no era considerado sino como un delito menor. El comercio del arte, valga la pena decirlo, muchas veces se ha movido en zonas grises donde no es muy clara la (i)legalidad.

Galería Duque Arango. Exposición de Jorge Botero. Medellín.1992. Fuente: Arte en Colombia
Galería Duque Arango. Exposición de Jorge Botero. Medellín.1992. Fuente: Arte en Colombia

Alonso Arte

La publicidad de la Galería Alonso Arte, del ya falle- cido Alonso Restrepo, da cuenta del crecimiento exponencial del tráfico de bienes culturales para inicio de los años 90, publicitando la venta de "arte precolombino, colonial y contemporáneo."

Feria de arte los Ángeles LA Fair.1991. Los Ángeles. Fuente: Arte en Colombia..
Feria de arte los Ángeles LA Fair.1991. Los Ángeles. Fuente: Arte en Colombia..

Para entonces (1993) el arte colonial estaba en la mira de todo tipo de coleccionistas y el mercado negro alcanzaba una dimensión desconocida. Los templos religiosos fueron víctimas de saqueo y varios coleccionistas asaltados en sus casas.

Diego Pombo en Iber Arte

El boom narco servirá a otros artistas como Diego Pombo para burlarse de lo que sucedía. "La nave de los locos" no es otra que Colombia: un galeón con un obispo en la proa que enfrenta la tempestad con la cruz en alto. Un hombre de traje conla banda presidencial y un cono en la cabeza rodeado por María, Magdalena y Madonna (the material girl) posando sonrientes para las páginas sociales. El piloto de la nave, un aviador de línea comercial no se ocupa de su oficio, está siguiendo otras líneas, en este caso, de cocaína. Todo es presenciado por otro hombre de espaldas con la imagen del vapor del Magdalena impresa en su camisa -la misma de la portada de "El amor en los tiempos del cólera" de García Márquez, un bestseller de esos años. ¿Ese hombre que mira…es el artista o el intelectual, testigo de su tiempo? Por la borda cae una mujer desnuda, siguiendo al original en que se inspira Pombo, “La balsa de la Medusa” de Gericault.

La obra de Pombo es un retrato de la Colombia de los años 80 y 90: fanatismo, falta de rumbo, exceso de rumba, banalidad, evasión, cri- men y desaparición forzada.

Galería Luz Miriam Toro Arte precolombino. Urnas funerarios y cuadros de Ana Durán. 1992. Fuente: Arte Internacional.
Galería Luz Miriam Toro Arte precolombino. Urnas funerarios y cuadros de Ana Durán. 1992. Fuente: Arte Internacional.

Galería Luz Miriam Toro. Arte precolombino. Bogotá. 1992 Fuente: Arte Internacional.Fernando Botero en la Galería Quintana
Galería Luz Miriam Toro. Arte precolombino. Bogotá. 1992 Fuente: Arte Internacional.Fernando Botero en la Galería Quintana

Fernando Botero en la Galería Quintana

La serie "La corrida" significó la consagración internacional definitiva de Fernando Botero. A partir de entonces su obra empieza a exhibirse y emplazarse en espacios públicos en ciudades de Europa y los Estados Unidos. Sus precios ya altos, habían ascendido astronómicamente en la misma proporción que crecían las ganancias del mercado internacional de cocaína.

"La corrida" presentalos mismos elementos que daban gusto a la clase emergente, el caballo, las espadas, el ruedo y el dominio de la muerte, en este caso un esqueleto inflable como globo de feria que surca el cielo con una bandera, una caricatura del arte.

Nader gallery. Exposición de Pancorvo en la feria de arte de Miami. 1992. Fuente: Arte en Colombia.
Nader gallery. Exposición de Pancorvo en la feria de arte de Miami. 1992. Fuente: Arte en Colombia.

Botero, para la revista Semana "una auténtica multinacional" nunca ha tenido nada que ver con los narcos, a diferencia de su hijo, Fernando Botero Zea, único condenado en el proceso 8000 por recibir dinero de los narcos de Cali para financiar la campaña de Ernesto Samper, la cuál dirigía y cuyo tesorero era el anticuario Santiago Medina, quien tenía como clientes de sus obras de arte y objetos a los supuestos financiadores de la campaña, los hermanos Rodríguez Orejuela, capos del Cartel de Cali.

The end

Entre 1997 y 1998 la mayor parte de las galerías surgidas en la década anterior cerraron. Mientras algunos culparon de esto a la crisis del gobierno Samper, su cierre coincide con la desarticulación de los grandes carteles de Cali y Medellín, que serán reemplazados por organizaciones más agresivas como el Cartel del Norte del Valle y los paramilitares reciclados de la guerra contra Escobar. Sólo hasta la creación de ARTBO en 2005 el mercado despertará de nuevo, coincidiendo con el triunfo de las ferias de arte como principal escenario internacional, y al establecimiento de Miami como su capital de este lado del Atlántico, lo que sin duda sirvió a Bogotá para convertirse en una ciudad cuyo mundo del arte se ha entregado activamente a las pautas del mercado.

Este nuevo ciclo es protagonizado por quienes sobrevivieron al anterior —entre dealers, galeristas, intermediarios, marqueteros y artistas— y sus sucesores, entre hijos, ahijados, sobrinos, yernos, nueras y parientes cercanos y lejanos

Publicidad de Alonso arte. Bogotá. 1993. Fuente: Arte en Colombia.
Publicidad de Alonso arte. Bogotá. 1993. Fuente: Arte en Colombia.

Fernando Botero en la galería Quintana. Bogotá. Exposición La corrida. 1993. Fuente: Arte en Colombia.
Fernando Botero en la galería Quintana. Bogotá. Exposición La corrida. 1993. Fuente: Arte en Colombia.

Resumen

En la década de 1980 el mercado del arte interna- cional se integró exitosamente al mercado bursátil transnacional, respondiendo a la implementación del modelo neoconservador —hoy neoliberal—. Colombia sintió a su modo los efectos de las llama- das "Reaganomics", asociadas en nuestro país a la llegada de una clase emergente que transformó todos los aspectos de la vida del país, incluyendo el mercado del arte. Esta selección de imágenes publicitarias aparecidas en revistas de arte entre 1987 y 1993 da cuenta de la luna de miel entre la élite tradicional y la élite emergente y de cómo las obras de arte estuvieron disponibles para el (in) feliz encuentro de unos y otros, hasta su —tempo- ral — divorcio a fines de los años 90.

Palabras clave

Arte en Colombia, neoliberalismo, narco-estéticas.

Abstract

In the 1980s, the international art market was successfully integrated into the transnational stock market, responding to the implementation of the neoconservative model —now neolibe- ral—. Colombia felt in its own way the effects of the so-called "Reaganomics", associated in our country with the arrival of an emerging class that transformed all aspects of life in the country, inclu- ding the art market. This selection of advertising images that appeared in art magazines between 1987 and 1993, shows the honeymoon between the traditional elite and the emerging elite and how the works of art became available for their (un) happy meeting, until their —temporary— divorce at the end of the 90s.

Keywords

Art in Colombia, neoliberalism, narco-aesthetic.

Résumé

Dans les années 1980, le marché international de l'art s'intègre avec succès à la bourse transna- tionale, répondant à la mise en place du modèle néoconservateur -aujourd'hui néolibéral-. La Colombie a ressenti à sa manière les effets de la soi-disant "reaganomics", associée dans notre pays à l'arrivée d'une classe émergente qui a transformé tous les aspects de la vie dans le pays, y compris le marché de l'art. Cette sélection d'images publi- citaires parues dans des magazines d'art entre 1987 et 1993, montre la lune de miel entre l'élite traditionnelle et l'élite émergente et comment les œuvres d'art sont devenues disponibles pour la (in) heureuse rencontre les unes des autres jusqu'à leur

Mots clés

Art en Colombie, néolibéralisme, narco-esthétique.

En la década de 1980 el mercado del arte internacional se integró exitosamente al mercado bursátil transnacional, respondiendo a la implementación del modelo neoconservador —hoy neoliberal— en Estados Unidos, enfocado en la privatización esta- tal, el juego especulativo con las finanzas en beneficio del sistema bancario y la desregularización de las grandes empresas multinacionales.

Colombia, laboratorio de la contrainsurgencia desde los años 60 y laboratorio de la guerra contra las drogas hasta el día de hoy, sintió a su modo los efectos de las llamadas "reaganomics", asociadas en nuestro país a la llegada de una clase emergente que transformó todos los aspectos de la vida del país, incluyendo el mercado del arte.

El rápido ascenso de esta clase tuvo un efecto inmediato, incluso antes de los grandes carteles de Cali y Medellín que ya eran una visible realidad.

Galería Diners. Exposición “Los maestros tres obras tres décadas 1960-1980.” Abril junio 1987. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Diners. Exposición “Los maestros tres obras tres décadas 1960-1980.” Abril junio 1987. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

En 1979 Alberto Saldarriaga señalaba en las páginas de Arte en Colombia:

Se inaugura la década del 80 con el triunfo de las denominadas clases emergentes, es decir, de aquellas formaciones sociales recientes y heterogéneas compuestas por personas que medran repentina y exuberantemente gracias a las ganancias obtenidas en actividades no del todo lícitas y quienes adquieren un enorme poder en sus respectivos dominios (…) El mundo autodenominado “artístico” recibe también el impacto de las clases emergentes.

Ellas tienen hoy en día el mercado de objetos “serios” en Colombia, desde las reproducciones hasta los originales. Si el arte colombiano anda enfermo o muerto, se debe en gran parte a la desmesurada negociabilidad de obras, con el facilismo inevitable que genera el tener una clientela que sólo entiende su posesión sobre el objeto y nada más. El mensaje del arte se ha tipificado, cada artista se repite hasta la exasperación, para no perder su mercado. La nostalgia es un buen negocio, por ser evidente. Erotismo y violencia disfrazadas de “gran manera” se venden como películas de tercera categoría, la visualización fácil y vistosa, justificada con palabrerías pseudo intelectuales se impone sobre cualquier intento serio o discreto por expresar los regocijos y tragedias profundas de la existencia humana (…) la cultura emergente impera hoy en Colombia. Su presencia define desde la fluctuación de precios en el mercado del arte hasta los programas oficiales de cultura. No existe y no se piensa siquiera en una educación cultural.

Yolanda Meza en Casa Negret. Galería Casa Negret. 1987 Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Yolanda Meza en Casa Negret. Galería Casa Negret. 1987 Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Sólo hay oferta abigarrada de cosas y eventos: galerías de arte por hectárea, 14 óperas pésimamente puestas en escena cada año, alud de betamax con películas en inglés para un público que ni siquiera puede deletrear el castellano, programas culturales televisados en los que no se distinguen los animales de las gentes, etcétera.

El efecto de la clase emergente era imparable. Para 1985 Antonio Caro declaraba en entrevista con Jairo Osorio ante la pregunta: ¿Qué es el país plásticamente?: “Es un rezago de Colonia inmunda con un nuevo rico espantoso, en una mezcla ideal para galeristas. Eso es el país plástico, un desastre. Lo salva el país visual: las calles, los buses, los vestidos coloridos de la gente.”

Galería Casa Negret. Bogotá. 1987. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Casa Negret. Bogotá. 1987. Fuente: Arte en Colombia.

Pero será en 1987, el mismo año del bombazo al edificio Mónaco, en el que los periodistas de El Tiempo declararon haber encontrado arte "hasta en los baños", cuando el mercado del arte colombiano literalmente estalla, con la aparición de numerosas y exclusivas galerías en Bogotá y Medellín, conectando el mundo del arte local con el gran capital transnacional, legal e ilegal.

Esta selección de imágenes publicitarias aparecidas en revistas de arte entre 1987 y 1993, da cuenta de la luna de miel entre la élite tradicional y la élite emergente y cómo las obras de arte estuvieron disponibles para el (in)feliz encuentro de unos y otros, hasta su temporal divorcio a fines de los años 90.

Galería Casa Negret. Exposición de Edgar Negret y Diego Arango. 1987. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Casa Negret. Exposición de Edgar Negret y Diego Arango. 1987. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Artes la 10. Medellín. Exposición de Gustavo Jaramillo. 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Artes la 10. Medellín. Exposición de Gustavo Jaramillo. 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Galería Diners

La Galería Diners, ya desaparecida, instaló su sede en el castillo Osorio en 1987, una lujosa sede "con foso y todo" según Francisco Gil Tovar, exhibiendo obras de los ya entonces llamados grandes maestros, en esencia el grupo apoyado en los años 60 por Marta Traba. La imagen demuestra como buen y mal gusto tienen cabida y van de la mano en esta exclusiva galería. El castillo Osorio, el edificio Mónaco y posteriormente La Catedral, la cárcel de alta comodidad en la que se autorrecluyó Escobar, dan cuenta de la importancia de las fortificaciones y su valor estratégico y simbólico, para unos y otros.

Carlos Salazar. Exposición individual en la galería El museo. Octubre de 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Carlos Salazar. Exposición individual en la galería El museo. Octubre de 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Carlos Salazar. Exposición individual en la galería El museo. Octubre de 1988. Fuente: Arte en Colombia.

Jorge Botero en Duque Arango y Gustavo Jaramillo en La 10

Medellín ha sido el epicentro de la estética narco desde hace cuatro décadas. Antes de Maluma y J Balvin, otros artistas rendían culto al malevaje, el bajo fondo y el imaginario de los buenos muchachos. La tradición realista antioqueña que va de Tomás Carrasquilla a Manuel Mejía Vallejo, de Pedro Nel Gómez a Óscar Jaramillo, se narco-actualiza en las obras de Gustavo Jaramillo y especialmente de Jorge Botero, este último un éxito en ventas en la década del terror, logrando convertir Las hilanderas” de Velázquez en un amanecedero y a “La Gioconda” en un sicario descamisado —vía Grau— con las infaltables montañas de Antioquia como fondo. Incluso cuando pinta a dos ancianas sentadas, su aspecto es tenebroso y amenazante. Duque Arango aún activa en Medellín, vendía la obra de Botero junto a la de los llamados grandes maestros, incluyendo al otro Botero, Fernando.

Jorge Botero en Galería Duque Vargas. 1988 Medellín. Fuente: Arte en Colombia.

Jorge Botero en Galería Duque Vargas. 1988 Medellín. Fuente: Arte en Colombia.

David Manzur en Alfred Wild

Sabemos bien que a los mafiosos les gustaban el fútbol y los caballos. Se hicieron dueños de los principales equipos del país e impusieron la imagen del jinete y la cabalgata como símbolo de estatus, alguno de ellos incluso presumía de poder tomarse un tinto sin salpicarse mientras montaba su bestia. David Manzur se ajusta a la época y se dedica a esos temas: futbolistas y caballos. La galería Alfred Wild, hoy desaparecida, fue fundada por el yerno de Fernando Botero, y sería una de las grandes protagonistas de este periodo.

David Manzur. Obras recientes. Galería Alfred Wild. Bogotá. 1989. Fuente: Arte en Colombia.

David Manzur. Obras recientes. Galería Alfred Wild. Bogotá. 1989. Fuente: Arte en Colombia.

Yolanda Mesa en Casa Negret

La narcotización de la sociedad colombiana se hace evidente en la obra de Yolanda Mesa. Las señoras, el cura y la niña en el cochecito, siguiendo al “Sr Cobranza” de Bersuit Vergarabat, son todos narcos.

Diego Pombo en Iberarte. Agosto 1990. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Diego Pombo en Iberarte. Agosto 1990. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Diego Pombo en Iberarte. Agosto 1990. Bogotá. Fuente: Arte en Colombia.

Casa Negret

a inclusión de arte prehispánico junto a la abstracción geométrica fue una fórmula efectiva a la hora de exhibir el arte colombiano en los Estados Unidos, desde que Marta Traba se asociará a Gómez Sicre a fines de los años 50. En el contexto de la guerra fría permitió borrar de un plumazo una historia del arte que daba cuenta de luchas sociales complejas y un realismo que afirmaba algo más que el pasado lejano.

La elegancia y sofisticación de las piezas precolombinas legitimaban las obras abstractas, mientras estas últimas actualizaban y “universalizaban” el pasado prehispánico. Esta fórmula sirvió a Negret y a Ramírez Villamizar para renovar sus obras en los años 80. Ramírez Villamizar con su serie “Machu Picchu” y Negret con obras con sus alusiones al Sol, el Maíz, entre otras.

Casa Negret comercializaba arte contemporáneo junto a objetos precolombinos. Esculturas, pinturas abstractas y urnas funerarias se vendían por igual y nadie parecía reparar en ello. El daño patrimonial y la destrucción del pasado, serian asuntos que sólo vendrían a plantearse años después.

Jorge Botero. Mono liso. 1990. Galería Duque Arango Medellín. Fuente: Arte en Colombia.

Jorge Botero. Mono liso. 1990. Galería Duque Arango Medellín. Fuente: Arte en Colombia.

Luz Miriam Toro

La relación entre delito y ornamento, entre exclusividad e ilegalidad es antigua, y se remonta a la explotación de oro, plata y joyas preciosas en la Colonia. Comerciar con precolombinos en los años 60 y 70 no era un problema, de hecho, algunos galeristas comenzaron así, llevando a Estados Unidos y Europa objetos poco visibles —collares, brazaletes y figuras en cerámica— en su equipaje. Otros emprendedores hacían lo mismo con esmeraldas o con pequeñas cantidades de cocaína, lo que no era considerado sino como un delito menor. El comercio del arte, valga la pena decirlo, muchas veces se ha movido en zonas grises donde no es muy clara la (i)legalidad.

Galería Duque Arango. Exposición de Jorge Botero. Medellín.1992. Fuente: Arte en Colombia

Galería Duque Arango. Exposición de Jorge Botero. Medellín.1992. Fuente: Arte en Colombia

Alonso Arte

La publicidad de la Galería Alonso Arte, del ya falle- cido Alonso Restrepo, da cuenta del crecimiento exponencial del tráfico de bienes culturales para inicio de los años 90, publicitando la venta de "arte precolombino, colonial y contemporáneo."

Feria de arte los Ángeles LA Fair.1991. Los Ángeles. Fuente: Arte en Colombia..

Feria de arte los Ángeles LA Fair.1991. Los Ángeles. Fuente: Arte en Colombia..

Para entonces (1993) el arte colonial estaba en la mira de todo tipo de coleccionistas y el mercado negro alcanzaba una dimensión desconocida. Los templos religiosos fueron víctimas de saqueo y varios coleccionistas asaltados en sus casas.

Diego Pombo en Iber Arte

El boom narco servirá a otros artistas como Diego Pombo para burlarse de lo que sucedía. "La nave de los locos" no es otra que Colombia: un galeón con un obispo en la proa que enfrenta la tempestad con la cruz en alto. Un hombre de traje conla banda presidencial y un cono en la cabeza rodeado por María, Magdalena y Madonna (the material girl) posando sonrientes para las páginas sociales. El piloto de la nave, un aviador de línea comercial no se ocupa de su oficio, está siguiendo otras líneas, en este caso, de cocaína. Todo es presenciado por otro hombre de espaldas con la imagen del vapor del Magdalena impresa en su camisa -la misma de la portada de "El amor en los tiempos del cólera" de García Márquez, un bestseller de esos años. ¿Ese hombre que mira…es el artista o el intelectual, testigo de su tiempo? Por la borda cae una mujer desnuda, siguiendo al original en que se inspira Pombo, “La balsa de la Medusa” de Gericault.

La obra de Pombo es un retrato de la Colombia de los años 80 y 90: fanatismo, falta de rumbo, exceso de rumba, banalidad, evasión, cri- men y desaparición forzada.

Galería Luz Miriam Toro Arte precolombino. Urnas funerarios y cuadros de Ana Durán. 1992. Fuente: Arte Internacional.

Galería Luz Miriam Toro Arte precolombino. Urnas funerarios y cuadros de Ana Durán. 1992. Fuente: Arte Internacional.

Galería Luz Miriam Toro. Arte precolombino. Bogotá. 1992 Fuente: Arte Internacional.Fernando Botero en la Galería Quintana

Galería Luz Miriam Toro. Arte precolombino. Bogotá. 1992 Fuente: Arte Internacional.Fernando Botero en la Galería Quintana

Fernando Botero en la Galería Quintana

La serie "La corrida" significó la consagración internacional definitiva de Fernando Botero. A partir de entonces su obra empieza a exhibirse y emplazarse en espacios públicos en ciudades de Europa y los Estados Unidos. Sus precios ya altos, habían ascendido astronómicamente en la misma proporción que crecían las ganancias del mercado internacional de cocaína.

"La corrida" presentalos mismos elementos que daban gusto a la clase emergente, el caballo, las espadas, el ruedo y el dominio de la muerte, en este caso un esqueleto inflable como globo de feria que surca el cielo con una bandera, una caricatura del arte.

Nader gallery. Exposición de Pancorvo en la feria de arte de Miami. 1992. Fuente: Arte en Colombia.

Nader gallery. Exposición de Pancorvo en la feria de arte de Miami. 1992. Fuente: Arte en Colombia.

Botero, para la revista Semana "una auténtica multinacional" nunca ha tenido nada que ver con los narcos, a diferencia de su hijo, Fernando Botero Zea, único condenado en el proceso 8000 por recibir dinero de los narcos de Cali para financiar la campaña de Ernesto Samper, la cuál dirigía y cuyo tesorero era el anticuario Santiago Medina, quien tenía como clientes de sus obras de arte y objetos a los supuestos financiadores de la campaña, los hermanos Rodríguez Orejuela, capos del Cartel de Cali.

The end

Entre 1997 y 1998 la mayor parte de las galerías surgidas en la década anterior cerraron. Mientras algunos culparon de esto a la crisis del gobierno Samper, su cierre coincide con la desarticulación de los grandes carteles de Cali y Medellín, que serán reemplazados por organizaciones más agresivas como el Cartel del Norte del Valle y los paramilitares reciclados de la guerra contra Escobar. Sólo hasta la creación de ARTBO en 2005 el mercado despertará de nuevo, coincidiendo con el triunfo de las ferias de arte como principal escenario internacional, y al establecimiento de Miami como su capital de este lado del Atlántico, lo que sin duda sirvió a Bogotá para convertirse en una ciudad cuyo mundo del arte se ha entregado activamente a las pautas del mercado.

Este nuevo ciclo es protagonizado por quienes sobrevivieron al anterior —entre dealers, galeristas, intermediarios, marqueteros y artistas— y sus sucesores, entre hijos, ahijados, sobrinos, yernos, nueras y parientes cercanos y lejanos

Publicidad de Alonso arte. Bogotá. 1993. Fuente: Arte en Colombia.

Publicidad de Alonso arte. Bogotá. 1993. Fuente: Arte en Colombia.

Fernando Botero en la galería Quintana. Bogotá. Exposición La corrida. 1993. Fuente: Arte en Colombia.

Fernando Botero en la galería Quintana. Bogotá. Exposición La corrida. 1993. Fuente: Arte en Colombia.

Artículos más leídos del mismo autor/a

Loading...